Artículo

La inflamación crónica: El asesino silencioso

28/03/2022

Hábitos y alimentos para evitar la principal enfermedad de nuestro siglo

Las enfermedades crónicas

Muchas de las enfermedades de nuestro tiempo, como diabetes, sobrepeso, cáncer o alzhéimer tienen mucho que ver con la inflamación de bajo grado o inflamación crónica.
La revista TIME escribió un extenso artículo en el 2004 dónde definió la inflamación crónica como el asesino secreto. Se trata de una patología que no requiere una solución urgente porque no hay dolor, a una persona obesa no le duele su tripa, pero que, en silencio, desencadena un cuadro de salud que propicia las enfermedades que más personas matan en nuestro tiempo.

¿Qué es la inflamación crónica?

Lo primero tenemos que diferenciar entre la inflamación aguda de la crónica.
La inflamación aguda es un proceso natural para el que nuestro cuerpo está más que preparado. Te das un golpe o tienes una infección y tu cuerpo comenzará a poner los medios necesarios para solventarlo y volver al equilibrio.
Sin embargo, la inflamación crónica es la que no se resuelve. Está causada por agentes estresores varios y supone un ataque constante a nuestro sistema inmune. Esta inflamación es la base de todas las enfermedades “crónicas” que conocemos, como Diabetes, Hígado graso, Hipertensión, Síndrome metabólico, etc, etc.

Causas de una inflamación crónica

  • Exposición prolongada a tóxicos como mercurio, latas, plásticos, sustancias ambientales, etc, etc.
  • Obesidad, colesterol, grasa abdominal. Las células grasas inflamadas no duelen y, por tanto, no requieren una solución urgente. Pero suponen un estrés constante al sistema inmune del organismo.
  • Desequilibrios nutricionales.
  • Infecciones o dolencias sin tratar.
  • Estrés crónico.
  • Ausencia de actividad física y déficit de descanso.

¿Cómo evitar la inflamación crónica?

Es fundamental para evitarla la incorporación de hábitos saludables como poner foco en el descanso, en reeducar a nuestro intestino y el ejercicio.
Hagamos un zoom en la parte de la alimentación y en los 4 pilares de la alimentación antiinflamatoria.

  1. El primero sería mantener nuestro nivel de glucosa en sangre estable.
    Objetivo: evitar picos de insulina que se producen comiendo constantemente o haciendo ingestas altas de carbohidratos como pan, patatas o bollería.
    Nuestra recomendación: apoyarnos en comida real. Frutas, frutos secos, verduras, pescados, carnes …
  2. Asegurarnos una dosis correcta de Antioxidantes.
    Los radicales libres son los responsables del envejecimiento de nuestro organismo y si sobrepasamos una determinada cantidad produciremos lo que se conoce como estrés oxidativo que de nuevo nos va a llevar a tener problemas con nuestra salud.
    Objetivo: Evitar una elevada concentración de radicales libres que se producen entre otras cosas por constante ataques del exterior por unos hábitos deficientes.
    Nuestra recomendación: La ingesta de antioxidantes ayuda a mantener de nuevo el deseado equilibrio.
    En la dieta deben tomar un papel importante los vegetales y la fruta de proximidad. Llena tus platos de todos sus colores, cuanta más variedad mejor y además incorpora superalimentos como el cacao amargo, el café, las uvas, brócoli o jengibre.
  3. Equilibrio en el consumo entre Omega3 y Omega 6. Estas grasas son fundamentales para nuestra salud cerebral, nuestras células y para sintetizar hormonas y vitaminas entre otras cosas.
    Siendo imprescindibles, nuestro cuerpo no es capaz de producirlas y por tanto las tenemos que coger de los alimentos, pero de una manera equilibrada y en proporciones similares como 1:1 o 1:4.
    Sin embargo nuestro estilo de vida nos lleva a consumir una mayor proporción de Omega 6 ya que está presente en productos ultraprocesados. Tanto que los datos nos dicen que tomamos 1 parte de omega 3 por cada 20 de omega 6.Objetivo: poner un mayor foco en consumir Omega Nuestra recomendación: tener muy presente en nuestros platos (mínimo 3 veces en semana o más) los pescados azules pequeños (sardinas, anchoas, arenques, etc) o el salmón y con una mayor moderación las algas, el Aceite de Oliva Virgen Extra, los frutos secos y aguacates.
  4. Regulación intestinal
    Para hablar de regulación intestinal hablaremos del gluten y de los lácteos.
    El gluten es la sustancia que hace que los cereales sean más elásticos y sabrosos. La molécula del gluten es difícil de digerir e inflama cada vez más, a más personas. Por eso, ahora se dan más casos de celiacos que hace un siglo.
    Pero, además, seas celiaco o no, el gluten estimula una mayor producción de la Zonulina. Esta proteína se encarga de modular la permeabilidad de las uniones de nuestro intestino. En cantidades normales hace su función de manera correcta, sin embargo, a mayor Zonulina tendremos un intestino más permeable y con mayor riesgo de disbiosis.
    El otro producto, son los lácteos. Aportan unas grasas fantásticas y una proteína muy rica en probióticos. Pero es relativamente común que la Lactosa y la Caseína puedan ocasionar una digestión pesada.
    Objetivo: Tener de manera regular una alimentación antiinflamatoria.
    Nuestra recomendación: Introducir en nuestro día a día alternativas de otros trigos que no son inflamatorios (Trigo Sarraceno, Teff, Mijo, etc) y bebidas vegetales.

Consejos prácticos

  • De manera práctica para comenzar una alimentación antiinflamatoria os aconsejamos:
    Comida real (que es aquella que generalizando y buscando una norma sencilla de recordar, no lleva etiqueta o que, si la tiene, sea de menos de 5 ingredientes y siempre sin azúcares, aceites vegetales (que vienen de semillas) y harinas). Ver artículo
  • Buscar cereales alternativos al trigo como el mijo, la quínoa, el teff o el trigo sarraceno.
    Introducir bebidas vegetales como avena, soja, almendra ….
  • Dejar los endulzantes y acostumbrarte a los sabores naturales o un truco saludable es endulzar como los dátiles o plátanos maduros.
  • Consumir frutas y verduras de temporada.
  • Presta atención también a los materiales que utilizas para cocinar ya que pueden hacer que tu comida sea tóxica. Utiliza envases de cristal, sartenes libres de pfoa o plásticos bpa free.

Todos nuestros programas están basados en la nutrición antiinflamatoria ya que es el modo de tener todos nuestros sistemas fuertes y que nos ayuden no sólo a mantenernos con salud sino también a restablecerla cuando sea necesario. Este es el objetivo principal de preparar a nuestro cuerpo.

Gooder