Artículo

Liberta tu mente, reduce tus opciones

15/08/2022

Observo que en demasiadas ocasiones nos dejamos llevar y arrastrar por el momento, por lo que otros deciden que puede ser bueno para nosotros y lo que es peor, todo eso nos hace perder nuestro foco, nuestro tiempo y en la mayoría de las ocasiones acaba siendo un momento de microestrés para nuestro día a día.

Decidir a todas horas

Netflix

¿Sabes cuanto contenido tienen actualmente Netflix en español? Más de 5.500 títulos entre películas, documentales y series. ¿Cuánto tiempo puedes estar decidiendo cuál será tu próxima serie? Tan complejo se ha vuelto esto que incluso las empresas ya nos sugieren contenido en función de nuestros gustos o el famoso botón sorpréndeme.

Project 33

Esto mismo nos puede pasar cada mañana cuando nos enfrentamos a la ardua misión de decidir qué ponernos (y aquí no tenemos automatismo que nos ayude). Según Courtney Carver, famosa por su libro Project 33, “usamos el 20% de nuestra ropa el 80% del tiempo, pero el 100 % de nuestro guardarropa recibe el 100% de nuestra atención, emoción, espacio y tiempo.”
O si nos vamos a redes sociales vemos el uso continuado de Instagram. Según uno de los últimos datos que he podido consultar en de Personality Media, tenemos una media de 533 cuentas a las que seguimos y a destacar que un 9% sigue a más de 1.200 cuentas. (https://www.personalitymedia.es/sitio/index.php/es/).
No es de extrañar que utilicemos en esta red más de una hora diaria para revisar parte de los contenidos que seguramente nos generará una saturación inconsciente, ya que es prácticamente imposible abordar tanto contenido.

Whatsapp, Starbucks ..

O si nos detenemos en los más de 100 millones de mensajes de whatsapp que se envían al día. Seguro que unos cuantos tienes que atender en el tuyo.
O si decides ir a un restaurante donde tienes más de 70 platos a elegir o la última moda de construirte tu ensalada o bol donde tienes 3 columnas para ir seleccionado diferentes bases, topping, salsa o incluso las 80,000 combinaciones de bebidas diferentes que vende Starbucks.
Suma y sigue y esto unido a las decisiones que ya tenemos que tomar con nuestros hijos, trabajos, familia, casas….

«Fatiga de decisión»

Y así entramos en que nuestra cabeza no es capaz de asumir tantas decisiones, dicen los expertos que más de 35.000 decisiones al día y acabamos con lo que se conoce como «fatiga de decisión», término acuñado por Roy F. Baumeister, psicólogo social y hace referencia al desgaste mental que padece una persona al verse sometida diariamente a un cúmulo de informaciones que necesitamos para tomar decisiones.
Y esta fatiga de decisión acabará afectándote tanto física como emocionalmente. Por eso mejorar esta situación es un foco que podría tener relevancia en tu salud.

Ocho ideas para mejorar

A continuación, te comparto 8 ideas que podría ayudarte en este camino.
Pero antes debes hacer una reflexión para tener claras tus metas y objetivos. Esto te ayudará a redistribuir tu tiempo, a darle prioridad a lo que tú decidas y que no lo hagan por ti.
Una vez tengas claros tus fundamentos te propongo que hagas una auditoria de tu día a día

  • ¿cómo es tu día?
  • ¿en qué inviertes tu tiempo?
  • ¿qué sientes que te agota?

Pon el foco durante una semana completa y de esta forma podrás tener más claro que rema a favor de tus metas y qué no y poder proproner, entonces, ciertos cambios. Con estas bases decide qué es importante para ti y en lo que vas a invertir tiempo y si se necesita energía y qué es secundario y puedes simplificar. Por ejemplo, si estás poniendo foco en tu salud, tener una buena información o encontrar el tiempo necesario para mejorarla será prioritario. En cuanto a lo secundario, cuantas más decisiones puedas delegar mejor.

  • Un gran paso que puedes dar es simplifica tus opciones. Por ejemplo, un buen ejercicio es el que nos propone Courtney Carver en su libro Project 33, reduciendo tu ropa a 33 prendas. Esto ya lo hacen grandes personajes que se visten de igual forma cada día para no perder tiempo en decidir.
  • En cuanto a tu alimentación, que suele ser algo que nos lleva tiempo, te animo a que planifiques tus comidas. Si puedes de manera mensual lograrás tener mucho más tiempo y tranquilidad. Al principio puede parecer una locura, pero poco a poco irás teniendo histórico y lo tendrás más y más fácil.
  • En cuanto al inmenso mundo de las redes sociales, que puede ser muy útil, pero también un “dejar pasar el tiempo sin sustancia”, te propongo que hagas una limpieza de las cuentas de IG o de FB que consideres que te aportan menos en función de lo que buscas y deja de seguir las de “por si acaso…me entero de algo, por si acaso me enseña, por si…”
  • Al igual que esos grupos de whatsapp en los que llevas tiempo deseando no estar. Da el paso y di que te estás tomando un tiempo de desconexión digital y que vas a estar ahí de manera individual siempre que alguien te necesite. Al principio puedes tener hasta vértigo pensando en que se olvidarán de ti y puede que así sea, pero te diré que seguirá a tu lado quien tenga que seguir, así que toda la tranquilidad en este aspecto.
  • Y, por último, si eres un fan, como yo, de escuchar podcast, elige igualmente 3 ó 4 y limítate a estos al menos por una temporada larga. Da espacio en asentar los conocimientos y conceptos que te parezcan interesantes. A veces vamos “como las locas” sin capacidad de interiorizar.

Cuando comencé a crear contenido para el mundo digital, muchas veces me decían y me siguen diciendo que estamos en un mundo donde todo tiene que ser breve, visual, impactante…y en el fondo me revelo a ese concepto y sé que voy contra tendencia. Sigo abogando por tener menos contenido pero que nos nutra, que nos de ese espacio de reflexión. Creo que con tanta información “express” poco a poco vamos perdiendo la profundidad y nos vamos dejando arrastrar perdiendo el rumbo de lo que queremos y dedicando nuestra fuerza y energía a lo que quieren los demás que, antes como mucho eran los más cercanos, y que ahora se han multiplicado con las tecnologías. ¿y tú?¿dónde quedas?¿qué quieres alcanzar?

Y a riesgo de terminar con una historia de abuela cebolleta quiero hacer una reflexión de cuando era pequeña y todos, amigos y familiares, veíamos el mismo programa en televisión. Tu gran decisión era encender o no la televisión (que por supuesto eran momentos muy muy limitados) o si ponías la 1 o la 2. Es más, hasta teníamos estipulado el momento de tregua que nos daba la tele cuando después de comer ponían la carta de ajuste. Momento para salir a jugar, a hablar, a relacionarte, a estudiar…es cierto que ahora tenemos muchas opciones, tal vez demasiadas si no las sabemos gestionar bien, y habrá que recordar que ahora los límites y esos momentos de tregua, los tienes que planificar tú de manera consciente.

Encontremos esa consciencia en lo que queremos y buscamos, en lo que decidimos, en nuestro tiempo y dale un respiro a tu mente simplificando tus opciones.

Gooder