Artículo

Hipotiroidismo

20/06/2022 - Adriana Martín

Según los expertos, el 10% de la población española sufre alguna alteración en la glándula tiroidea, pero la mitad lo desconoce.
La tiroides es una glándula a la cual muchas veces no le damos la importancia que debemos, ya que es la responsable de la síntesis, almacenamiento y liberación de hormonas tiroideas. Estas, están implicadas en la regulación del metabolismo, el control de muchos órganos de nuestro cuerpo y el correcto funcionamiento de nuestro sistema nervioso central.
Un déficit en la producción y liberación de estas hormonas tiroideas al torrente sanguíneo dará lugar a una alteración denominada hipotiroidismo. Esta condición médica puede afectar a personas de cualquier edad, género y etnia. Sin embargo, su prevalencia es mayor en mujeres mayores de 60 años. Las mujeres son más propensas a sufrir hipotiroidismo tras la menopausia.

Tiroides y peso

En general el hipotiroidismo es una condición tratable. Puede controlarse con medicación y visitas regulares al médico especialista. Sin embargo, su desconocimiento puede provocar sobrepeso. Aunque se haga deporte, se descanse, se tome el sol, la alimentación esté controlada, si la tiroides no está controlada, el metabolismo se verá reducido y por lo tanto aumentaremos de peso.

Síntomas

Los principales síntomas que cursan con la enfermedad son:

  • Cansancio

La hormonas tiroideas intervienen en la disponibilidad de oxígeno de las células. Si tenemos una menor producción de estas hormonas, también tendremos menor oxígeno sanguíneo. La falta de oxígeno en nuestras células dará lugar a una disminución de la quema de grasa y por lo tanto de un metabolismo ralentizado y enfermo.

  • Estreñimiento

Un metabolismo lento está directamente relacionado con una menor motilidad intestinal, y por lo tanto con el estreñimiento.

  • Bajo rendimiento deportivo

La falta de oxígeno celular está vinculada con una falta de energía, así como de dolores musculare

  • Frío en las extremidades

La incapacidad de producir suficiente oxígeno también provocará que no llegue el oxígeno necesario a las extremidades y que normalmente se tenga mucho frío en manos y pies.

  • Dificultad para dormir
  • Baja lívido
  • Agrandamiento de la tiroides
  • Menor capacidad de concentración

¿Qué hacer si sospecho que tengo hipotiroidismo?

Si nos damos cuenta de que tenemos varios síntomas de los antes mencionados debemos, en primer lugar, no alarmarnos. Una visita al médico de cabecera o al endocrino será suficiente para que éstos realicen los análisis de sangre necesarios para determinar los parámetros de nuestras hormonas. Los micronutrientes juegan un papel muy importante en esta patología por lo que también es recomendado hacer un análisis más específico de éstos.
Una vez detectado el hipotiroidismo, antes de empezar a tomar medicación, es recomendado acudir a un nutricionista. Muchas veces el hipotiroidismo se puede controlar con una alimentación saludable, un ejercicio físico regular y suplementación de ciertos minerales en el caso de que fuese necesario. La acción conjunta de un endocrino y un nutricionista es vital para el control de esta patología.

Recomendaciones nutricionales

La nutrición juega un papel muy importante en la prevención y control de esta enfermedad.
Las personas con resistencia a la insulina tienden a presentar también hipotiroidismo. Es por ello que hay controlar los azúcares de la dieta y los alimentos con altos contenido en carbohidratos para evitar un aumento excesivo de la glucosa en sangre.
La situación de nuestro intestino también es importante para una buena asimilación de nutrientes. Un intestino permeable no asimilará bien ciertos minerales importantes para la función tiroidea. Entre estos se encuentran el selenio, el yodo, el zinc, el magnesio, el potasio y el sodio. Antes de tomar medicación sería interesante saber el estado nutricional de estos minerales y suplementar en el caso de que sea necesario para controlar el hipotiroidismo a través de éstos.
Hay ciertos alimentos que interfieren con la asimilación de yodo, como las crucíferas (coles de Bruselas, coliflor, brócoli, repollo, lombarda), así como la soja o los cacahuetes por lo que se recomienda disminuir su consumo.
Se debe controlar también la ingesta de legumbres (no abusar de ellas) así como los lácteos provenientes de vaca. Es preferible consumir lácteos (yogures, quesos, leche de oveja y de cabra).
Por último, se deben potenciar el consumo de ciertos alimentos, como aquellos ricos en yodo (sal yodada y mariscos), ricos en hierro y zinc (carnes roja y pescados) y ricos en vitamina A (verdura de hoja verde, frutas rojas y naranjas).

Recomendaciones generales

En personas con hipotiroidismo se recomienda una alimentación baja en productos procesados, ayuno intermitente y actividad física para acelerar el metabolismo y la creación de mayor masa muscular.
El exceso de estrés produce altos niveles de cortisol, directamente relacionado con un metabolismo ralentizado. Una exposición al sol reducirá el estrés, aumentará la melatonina y favorecerá el correcto funcionamiento del metabolismo.

Mi experiencia en consulta

Cada vez más son las mujeres que acuden a consulta porque padecen hipotiroidismo. Por mi experiencia personal, una vez encontrado la dosis de medicación adecuada, debemos dejar de preocuparnos por el metabolismo ralentizado, pues el tratamiento está para revertir este efecto. Sin embargo, debemos ser conscientes que, si no adoptamos unos hábitos de vida saludables como ejercicio físico regular, suficiente proteína (animal y vegetal), y no abusar de los carbohidratos, cogeremos peso que en un futuro será más difícil perder. Por ello mi consejo es aprender a llevar una alimentación saludable y controlar los adecuados niveles de micro y macronutrientes y con esto podrás llevar una vida completamente normal.

Adriana Martín - Autor
Autor

Adriana Martín

Nutricionista colaboradora de Gooder