Artículo

Tecnología punta neolítica para tener un cuerpo perfecto

09/01/2022 - Sofía Recacoechea

A lo largo de la «Evolución» hemos ido alejándonos de nuestro origen. El hombre del presente vive en un conflicto continuo entre un ambiente moderno de “ciencia ficción” (abundancia de comida, confort y excesiva higiene )y una genética que corresponde a la Edad de Piedra que no ha cambiado.

Nuestros sistemas psico, neuro, endocrino, inmune y metabólicos están diseñados para garantizar la supervivencia de un hombre que se enfrentaba a desafíos únicos, agudos y básicos como el hambre, la sed, el frío, las infecciones y la violencia.

Diseño Primitivo

Estamos diseñados para pensar en el aquí y ahora, para comer a los sumo dos veces y en ocasiones ninguna vez al día (además cuando comían era el pescado, la carne o los frutos que recogían), para pasar sed y beber agua de los ríos (cuando los encontraban), para combatir los patógenos con una fiebre, descansando y ayunando, para escapar corriendo y con movimientos ágiles cuando nuestra vida estaba en peligro por un león, para llevar cargas (cuando se trasladaban), para vivir en familia sintiéndonos parte, protegidos y con un rol. 

Para poder sobrevivir cuando las situaciones eran extremas, estos sistemas desarrollaron programas potentes de puesta a disposición y de ahorro de energía (hormonas insulina, leptina), de puesta a disposición y de ahorro de sodio y agua (hormona antidiurética), de activación de mecanismos de lucha /huida con la presencia de la hormona del estrés y de las catecolaminas (cortisol, adrenalina y noradrenalina) que nos salvaban la vida.

Entorno sin estímulos

Hoy en día, y manteniendo nuestro diseño primitivo, las condiciones ambientales y de estilo de vida distan sobre manera. La mayor parte del día la pasamos sentados, comemos más de 5 o 6 veces al día abusando de hidratos refinados, azúcares y grasas trans y otros alimentos que nos cuesta digerir y nuestro sistema inmune no reconoce, bebemos a sorbos, la temperatura y la luz es a medias y siempre la misma y artificial (termostato, calefacción, A/C), los medicamentos “resuelven” la infección, la higiene alrededor es extrema, nos sentimos solos y nuestros problemas son más los derivados de nuestras emociones y angustias por el más allá y el tener qué. Nuestros desafíos han dejado de ser el hambre, el frío, la sed y las infecciones, para vivir crónicamente en estado angustia emocional, social, y exposición medioambiental y nutricional tóxica contra los que utilizamos los mismos potentes sistemas de respuesta. Nos faltan los estímulos que nuestros genes reconocen para poder restablecer su función, maximizar su capacidad de adaptación y hacernos más fuertes. 

No parece raro pensar que si el coche está diseñado para gasolina y hacer carreras, si lo llevamos al tran tran pero sin apagarlo y le damos diésel el resultado sea nefasto: síndrome metabólico, disbiosis intestinal, depresión, obesidad, sobre peso, enfermedades cardio y cerebro vasculares, neurodegeneración, cáncer….Y si nos replanteamos el Neolítico como la “nueva tendencia”?.”Para volver a ser lo que éramos: fuertes, activos y sanos tendríamos que volver a nuestro origen”.  

Tecnología punta Neolítica

Basada en:

  • Gestión del Estrés gracias a mantener el foco en el  “Aquí y Ahora” con prácticas de Yoga, Meditación/ Respiración, manejo de creencias limitantes y trabajo de nuestra mente para ganar control sobre emociones negativas, prácticas de alimentación consciente que nos hagan reconectar con sensaciones físicas de hambre y saciedad distinguiendo cuando el detonante al comer es el hambre emocional 
  • Alimentación antiinflamatoria  evitando alimentos muy procesados y priorizando los de alta densidad nutricional, baja carga glucémica, aporte importante de antioxidantes con frutas y verduras de temporada y proximidad , que garanticen el equilibrio grasas esenciales omega3/omga6 y con suficiente carga de prebióticos y probióticos para una equilibrada y potente microbiota intestinal 
  • Ejercicio efectivo: que teniendo como base una espíritu de vida activa y en movimiento en general (Non exercise activity thermogenesis) incorpore  la Fuerza y la Intensidad (HIIT) 
  • Descanso sin interrupciones respetando las horas de luz y de oscuridad con el que podamos reajustando nuestro ritmo biológico interno gracias a volver a sincronizar el funcionamiento de nuestros ejes hormonales con sus propios ritmos circadianos. 

 Con Gooder y nuestro Programa 5 Retos planteamos la “vuelta al origen” trabajando la alimentación antiinflamatoria, reconectando con las sensaciones del hambre y la saciedad gracias a la alimentación consciente y el ayuno intermitente, con practicas que estimulan nuestro sistema parasimpático para gestionar nuestro estrés y facilitan nuestro descanso y con una propuesta factible de ejercicio efectivo en el entorno de una filosofía de vida activa. 

Somos conscientes de que salir de nuestras costumbres y adquirir otras no es fácil (costumbre es también buscar soluciones fáciles y rápidas con interminables dietas) y nuestro Método incluye herramientas de coaching para el acompañamiento individual y en grupo que facilitan gestionar los momentos difíciles de este camino clave para conseguir el objetivo de alcanzar un yo saludable sostenido. 

 

Sofía Recacoechea - Autor
Autor

Sofía Recacoechea

Coach Ontológico, Health Coach por IIN, Instructora MBMAC y Dietista