Artículo

¿Y qué hago yo con un alga?

20/12/2021

La familia Muiños en 1998 se embarcó a la conquista del mar y lo hicieron en las aguas atlánticas de la costa de Galicia. Como ellos mismos dicen, desde entonces y todos los días, se sumergen en los bosques submarinos. No han cesado en el estudio y la divulgación de los valores y cualidades órganolépticas de las mismas. 

La recolección es manual, regulada y sostenible, con inmersiones en zonas autorizadas. A pie cuando la marea está baja o en apnea cuando la marea está alta y siempre cuidando la técnica de recolección, cortando y entresacando. Se ocupan del mar y cuidan de lo que llaman su huerta submarina, contribuyendo a la sostenibilidad del planeta. Lo tienen claro “el mar es nuestra fuente de vida y el futuro del planeta tierra”. Si quieres conocer su empresa visita la web: https://www.portomuinos.com

Las algas marinas, o también conocidas como las verduras del mar, se han consumido tradicionalmente en Asia. Japón y China son los mayores productores, cultivadores y consumidores y según datos de Korean National Health and Nutrition Survey los japoneses llegan a consumir 10g al día. En occidente, sin embargo, resultan aún desconocidas como alimento y su principal aplicación ha sido en la industria cosmética y farmacéutica y en la alimentaria como agente gelificante. 

¿Qué aportan las algas?  

Desde un punto de vista nutricional las algas son bajas en calorías, presentan alta concentración de proteínas, fibra soluble, minerales y vitaminas lo que las convierte en un alimento de alta densidad nutricional. Alguna variedad de alga llega a aportar el mismo calcio que el queso y son fuente primaria de yodo fundamental para el funcionamiento de la tiroides clave para nuestro metabolismo. Es interesante el aporte de hierro de algunas variedades como la Dulse y su contenido de magnesio y manganeso no es desdeñable, además de una relación sodio/potasio baja que contribuyen a disminuir la incidencia de hipertensión arterial. 

Veamos una comparativa en vitaminas y minerales muy interesante respecto a otros alimentos que aparece en el estudio publicado por Oxford Academic en Nutrition Reviews.  

Paul MacArtain, PhD, Christopher I.R. Gill, PhD, Mariel Brooks, PhD, Ross Campbell, Ian R. Rowland, PhD, Nutritional Value of Edible Seaweeds, Nutrition Reviews, Volume 65, Issue 12, December 2007, Pages 535–543, https://doi.org/10.1111/j.1753-4887.2007.tb00278.x 

 

Además de estos componentes nutritivos, contienen compuestos bioactivos de alta capacidad antioxidante, anticancerígena y antiinflamatoria  como carotenoides y polifenoles . 

https://www.scielo.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0717-75182012000400014 

Nutricionalmente no pueden quedarnos muchas dudas acerca de la idoneidad para incorporarlas como alimento saludable en nuestra ingesta diaria. Sin embargo, y por desconocimiento, en general, si comemos algas es cuando estamos en un restaurante asiático. Casi todos cuando nos hemos querido lanzar y probar a cocinar algas no sabemos bien cuál comprar ni cómo cocinarla:  “¿Y qué hago yo ahora con un alga? 

Se distinguen tres tipos principales de macroalgas: verdes, pardas y rojas. Hay gran diversidad de especies dependiendo de las condiciones ambientales. En España difieren mucho las que puedes encontrar en el Cantábrico, Mediterráneo o en las Islas Canarias. 

 Galicia es un enclave ideal para las algas con más de 700 especies distintas: focoidianas y  ascofilium en las zonas estuarias de la ria con sabor más fuerte , en las zonas más protegidas de la ria las lamimarias, spaguetti de mar, kombu y wakame y en las zonas más expuestas algas como osmundea que tiene sabor a trufa¡¡¡ 

Una vez recolectadas las algas llegan a fábrica y a las cocinas de la conservera. Todo un equipo identifica las especies que muestran mayor interés alimentario por su sabor y puedan ser admitidas por el paladar del consumidor. En el caso de Porto Muiños cuentan con Ferrán Adriá como padrino y colaborador. 

 Las algas en la cocina son ricas por su especial sabor y textura y son versátiles porque permiten una gran variedad de ideas para cocinar todo tipo de platos. La mejor de las recetas nos dice Alexandra es “la no receta”, permiten incluirlas a lo que sea que estemos cocinando como un producto habitual más en tu cocina. 

Tips para introducir las algas en tu cocina

Cómo las vas a comprar: 

  • Al Natural: Se podrían comprar algas al natural, como cualquier verdura, pero son muy perecederas, poca vida útil ( 48horas incluso). Por eso no se venden así normalmente en un supermercado y lo común es encontrarlas deshidratadas o en salazón  
  • Deshidratadas: Es la manera más común de encontrarlas porque así duran más. Las hidratamos alrededor de 10 minutos en agua y listo. Ten en cuenta para tus platos que aumentará entre 5 y 10 veces su tamaño 
  • Salazón: La salazón es un método milenario y natural. La sal deshidrata parcialmente las algas alargando los tiempos de conservación y potenciando su sabor. Se preparan simplemente sumergiéndolas en agua unas cuantas veces. 

Cocción y conservación:  

  • Cuando compras un frasco de alga al natural están ya esterilizadas y se pueden consumir directamente (no es un alga fresca) 
  • Cada especie tiene su punto de cocción, remojado y consistencia que aparece detallado en los paquetes envasados en las que se encuentran. 
  • El agua que utilizas para hidratar, mejor desecharla y no utilizarla para la cocción por su mayor contenido de sal. 
  • Se podrían congelar, pero el resultado depende del tipo de alga y de su fibra (el wakame se congela bien) 

Qué platos admiten algas

Su peculiar consistencia las hace posibles en recetas diversas: huevos, croquetas, pasta, arroz, en crema, incluso en pizzas y galletas. 

– el wakame y el kombu son muy fáciles de consumir y puedes probar añadiéndolo como ingrediente a cualquier guiso.  

– El kombu es algo más duro y necesita más cocción y en un potaje es perfecto. 

– El espagueti de mar con sabor anchoa en un revuelto. 

– Empieza probando con porciones de entre 5 y 10 gramos y habituarte así a su sabor (el wakame tiene un sabor más yodado) 

-Hay algas más suaves como el nori que puedes consumirlas directamente tras ser hidratadas. Wakame, kombu y espagueti de mar necesitan cocción porque te pueden resultar duras. 

-El musgo de mar necesita por lo menos 20 minutos de cocción y suelta una gelatina que se utiliza para espesar y es muy nutritiva 

¿Sabías qué…? 

  1. Se pueden consumir a diario sin problema salvo que debas tener un control especial de la ingesta de yodo por problema con la tiroides  
  2. Como con las verduras de tierra es importante la variedad: cada alga tiene un aporte especial de algún nutriente. 
  3. A los niños les gustan las algas¡¡¡ tienen el paladar menos hecho a los sabores dulces y admiten con más facilidad el peculiar sabor de las algas 
  4. Las “ensalada de wakame” típica en restaurantes, es un producto procesado hecho con el tallo del wakame, con colorante para ese verde tan especial y muchísimo aporte de azúcar. 
  5. Si tomas sushi ,sí estas tomando nori, simplemente alga nori 
  6. Las algas no tienen metales pesados ni arsénico 
  7. Podrías comer un alga directamente del mar, pero ten en cuenta que la que llega a la playa es un alga “desechada” por el mar y no estará tan fresca. 
  8. Cualquier versión de té de algas es buenísima y tendrás que elegir según el tipo de sabor que a ti más te vaya.  

Ahora que conoces todas las propiedades que tiene este alimento ¿No estás deseando introducirlo en tu cocino? Estate muy atento a nuestras recetas.

Gooder